Normalmente cuando compramos un regalo suele ser la propia tienda quién realiza el envoltorio. En otras ocasiones, los establecimientos disponen a la salida el papel necesario para realizarlo y otras veces nos toca hacerlo en casa. Sea como sea, si nos toca hacerlo a nosotros está claro que al menos no queremos que ahora en Navidad, o cuando nos toque, nos quede una especie de papel arrugado mal doblado.

Para ello, veremos los pasos a seguir a la hora de empaquetarlo.

Antes de empezar a envolver debemos cortar el papel necesario, para ello, coloca el regalo sobre el papel sin cortar, una vez que lo hayas hecho, dobla ambos lados de papel sobre el regalo de manera que el extremo que contiene el rollo de papel cubra un poco el otro.

Después de tener el papel cortado empiezas con los pasos:

1. Coloca el regalo boca abajo sobre el papel, de manera, que la unión de los extremos quede en la parte inferior.

2. Ahora debes envolver el regalo y debes conseguir que el papel quedé algo tirante. Los dos lados del papel deben sobreponerse un poco. Al extremo que queda en la parte superior debes hacerle una pequeña doblez hacia dentro. Una vez hecho los unes con cinta adhesiva, celo.

3. Ahora debes doblar los lados, plegándolos sobre los bordes de la caja. Además repasa las diagonales formadas en las dobleces superior en inferior.

4. Pliega la doblez superior sobre el borde superior; haciendo los mismo con la doblez inferior sobre el borde inferior.

5. Para que las dobleces laterales queden mejor puedes doblar un poco del extremo de los pliegues superior e inferior.

6. Sólo te queda cerrarlo con cinta adhesiva y ya está!

Via: Martha Stewart

Comparte este post:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks